Exposición Diacronías: cédulas

Balanza II monumental

Dos cuerpos masculinos con los brazos abiertos, uno frente al otro, se encaran mientras se equilibran sobre una estructura curva. Si miramos con detenimiento las manos extendidas y palmas hacia abajo, sin embargo, nos podemos percatar, que las figuras desean rodear algo… un enigma. 

 

Bernardo oriental monumental

Una figura alada plácidamente descansa sobre una esfera. La postura de la figura nos sugiere que es dueño de sí mismo; que sabe dominar sus impulsos y actúa con serenidad y reflexión. Sumado a ello, el equilibrio del cuerpo, nos genera estabilidad, tranquilidad y capacidad de meditación. Estos elementos permiten alcanzar la ecuanimidad. El cuerpo y el espíritu son la misma esencia, por lo tanto, indivisibles.

 

Split monumental

Esta escultura representa un cuerpo masculino. Nuestra atención, se dirige, a las piernas que están casi alineadas una con la otra y se hallan extendidas en direcciones opuestas. Ello nos hace pensar en la flexibilidad del cuerpo. También, podemos observar que la figura sostiene todo el peso de su cuerpo con los brazos, sugiriéndonos la capacidad que tiene el ser humano para soportar la adversidad y obrar bajo ciertos principios. Sinónimo de fortaleza.

 

Tierra en cubo

Aquí observamos una figura humana con gorra de aviador sobre un cuerpo geométrico que se sostiene meramente en uno de sus vértices. Sin embargo, esta escultura, destaca por sus cualidades táctiles. Está compuesta por la unión de dos elementos con características muy diferentes entre sí. En la parte superior encontramos lo tangible, orgánico y cerrado. Mientras que en la parte inferior percibimos lo intangible, inorgánico y abierto.

 

Equilibrista 90

A diferencia de lo que indica el título de esta obra, el cuerpo forma un ángulo de 45 grados. La figura humana para equilibrarse alinea la gravedad del centro del cuerpo con el campo gravitacional de la tierra (la esfera). Se trata del equilibrio físico con la fuerza fundamental de la naturaleza. El esfuerzo sostenido para lograrlo, no sólo aporta equilibrio a nuestro cuerpo físico, sino también a la conciencia misma, es decir el espíritu. El cuerpo y alma son esencias que no se pueden dividir, según, el modelo del ideal clásico de perfección.

 

Prambanan monumental

La patina del bronce y el cuerpo desmembrado alude a la estética de la fragmentación en la historia del arte. La figura, sugiere, la posición de salida de una carrera, donde el peso de los atletas descansa por igual en la rodilla y en las manos. Aquí, a pesar de que los brazos están ausentes, la posición del cuerpo nos hace pensar que se han superado los obstáculos y se ha alcanzado un determinado trayecto.

 

Balsa Tierra

Una balsa emprende un viaje con un destino definido, claro y especifico. Una figura alada en cuclillas la dirige. Las alas son parecidas a las velas de una embarcación, propulsadas mediante la acción del viento para desplazarse finalmente, por el agua. Así, pues, podríamos decir que cada uno de nosotros zarpamos a mar abierto al momento de nacer. Es aquí, cuando comienza nuestro viaje por la vida y donde tomamos la dirección de nuestro destino.